TEJEDORES HIDALGOS#MANOLO MARTÍNEZ
Tejedor hidalgo

TEJEDORES HIDALGOS
MANOLO MARTÍNEZ

Man Martínez era un crío cuando llamó la atención de quien, después sería su entrenador durante más de 20 años. Manolo paseaba con su bicicleta por el Colegio de Huérfanos Ferroviarios cuando Carlos Burón, que estaba allí dirigiendo su grupo de entrenamiento, le sugirió probar. El niño decidió intentar el lanzamiento de peso por primera vez, aquel joven apasionado que entonces soñaba con ser jugador del baloncesto profesional, conquistó el atletismo español y mundial con unos 21,47 metros de distancia, lo que supone ostentar la mejor marca española de todos los tiempos y con un imponente palmarés: Campeón de Europa en 2002, del mundo en 2003 y bronce en los JJOO de Atenas en 2004, son sus principales méritos.

Manolo Martinez-por-JuliadVelazquez
Retrato-Man-tejedor-hidalgo

Manuel siempre ha sido una persona inquieta, con la necesidad de compartir su pasión creadora, un ser afanado en generar una consciencia colectiva más positiva. Es un artista polifacético que empezó a tejer sus sueños, en aquellos lejanos veranos de infancia junto a su abuela Joaquina, con ella aprendió el punto de cruz o a tricotar y fue ella quien dirigió con sus agujas, a modo de batuta, el espíritu libre y la fuerza innovadora de este amable hombre orquesta. Desde entonces su universo personal está en constante expansión.

Manolo ha experimentado en muchos campos: pintura, escultura, fotografía, música, poesía… pero donde más ha destacado es el audiovisual. El mundo del cine y la interpretación llegaron como el atletismo, de casualidad. El director Adán Aliaga buscaba un actor con la envergadura física de Manuel, era el aspecto que necesitaba para protagonizar su película “Estigmas”. Después de meses de infructuosa pesquisa, decidió planteárselo directamente a nuestro protagonista, quien a pesar de no haber trabajado nunca en la interpretación, y las lógicas dudas iniciales, consiguió meterse en la piel de “Bruno Marotti”. Un cuarentón huraño y bebedor empedernido, al que de repente un día le salen las llagas de Jesús es sus manos. Desde entonces ha trabajado en varias ocasiones, tanto en cine, como en televisión. Su último papel lo hemos podido disfrutar este mismo año 2018, en la serie de Antena 3 “Apaches”, interpretando un temible “Cabeza de Perro”.

Con el fin de continuar profundizando en todas las facetas del mundo audiovisual, ha fundado una pequeña productora en su ciudad natal, León. Hasta ahora ha dirigido varios documentales “Sueños de Oro”, “Tenorio, Historia de una Redención”, “El Señor de Bembibre, Puro Romanticismo en Vena” entre otros y dos cortometrajes, “Tríptico” y “Páramo”, en los que además de director y productor, hace las veces de guionista y actor.

Leave a Reply